sábado, 30 de abril de 2011

Capítulo 5


Capítulo 5: ¡No debo ganar al Buen Amo!



- ¡Patapúm! ¡El soldadito de Marche derriba al pony del amo! ¡Viva!



- ¡Rediós!



- ¿Cómo puede estar ganándome? ¡Si el otro día lo desmonté para tensarlo y vi que no tenía cerebro!



*Piensa, Amo, piensa... Tengo que hacer algo para distraer a esta sabandija...¡Ya sé!*



- ¡Marche! ¿Qué es ese olor? ¡¿No te habrás dejado la comida en el fuego?!



- ¡Ay de mí, ay de mí! ¡Que se me quema! ¡Voy corriendo!



- ...



*¡Es el momento! Veamos, cambio ésta... y ésta...*



- Uy... qué despistado soy, amito. Pero si hace dos horas que terminé de cocinar. ¡Ji, ji, ji!
- Eres un caso. Anda, continuemos. ¡Ja, ja, ja! *¿Cómo puede ser tan imbécil?*



- Mmm... A ver, a ver. El castillito allí, el pony allá...



- ¡Ya está!



- ¡Patapúm! ¡El soldadito de Marche derriba al reyecito del amo! ¡Viva!



- ¡¡Pero qué...!! ¡¡¡Aaaaarrrrgghh!!!



- Amito... ¿Qué hace con el tablero...? ¡¡¡NOOOOOOO!!!



- Ugh... ugh... Marche promete... no volver a ganar al Buen Amo...


*FIN*

Aquí termina el quinto capítulo de Las Desventuras de un BJD Casero. El afán por complacer a su amo continuará en el siguiente episodio. ¿Podrá Marche afrontar tan aciago destino (y no morir en el intento)?

Seguidores